OTITIS EXTERNA

Mi perro se rasca la oreja y sacude la cabeza. Eso es que tiene otitis.

Le ponemos unas gotas… ¡y solucionado!

 

¿Cuántas veces habremos escuchado frases como ésta? No es tan sencillo. En este artículo veremos por qué.

EL OÍDO

La anatomía del oído del perro tiene similitudes con el de las personas, ambos están divididos en tres partes, oído externo, oído medio y oído interno. Pero a diferencia del conducto de las personas, que es corto y recto, el de los perros es largo y hace forma de L, teniendo una parte vertical y una parte horizontal.

¿QUÉ ES UNA OTITIS?

Es una inflamación del oído que puede estar provocada por diferentes causas. En función de la parte del oído que esté afectada hablaremos de otitis externa, otitis media, o bien, de otitis interna.

Nos centraremos en la otitis externa, que es lo más frecuente. Los otros tipos, por lo general, suelen ser complicaciones de esta.

 

¿MI MASCOTA TIENE OTITIS?

El veterinario es quién diagnostica si un animal padece una otitis, sin embargo, es bueno que sepamos reconocer cuándo es posible que nuestra mascota padezca esta enfermedad para poder actuar cuánto antes.

Un perro o gato que está inquieto, que sacude mucho la cabeza, se rasca en exceso las orejas, se le ven muy sucias, le huelen mal e incluso se queja si se las tocamos, es un gran candidato a sufrir otitis externa.

 

 

¿QUÉ CAUSA UNA OTITIS?

Las causas de una otitis externa son muy variadas, hay 4 grandes grupos: la infección por bacterias, por hongos, por parásitos y por cuerpos extraños (espigas, arena, etc.).

Pero además existen ciertos factores que favorecen la aparición de la otitis, como tener los oídos sucios (ya que la cera es un excelente caldo de cultivo), tener los oídos peludos (lo que favorece la retención de cera), tener las orejas caídas, baños seguidos o climas húmedos y alergias o enfermedades que provoquen la disminución de las defensas.

 

¿QUÉ DEBO HACER SI MI MASCOTA PRESENTA ESTOS SÍNTOMAS?

Deberá acudir a su veterinario, para que examine a su animal y proporcione el tratamiento adecuado. Por lo general, el tratamiento consiste en dos productos, un limpiador y el tratamiento según sea la causa de la otitis. El limpiador sirve para eliminar la suciedad y evitar el avance de la otitis.

No obstante, no siempre es tan sencillo. A menudo es necesario realizar pruebas complementarias para identificar la causa de la otitis y para evitar las complicaciones, como cultivos del cerumen o antibiogramas.

Es importante, una vez instaurado el tratamiento, seguir las indicaciones del veterinario para obtener unos buenos resultados.

¿QUÉ PASA SI NO SE TRATA?

Si no se aplica un tratamiento, o este no se realiza de la forma pautada, la otitis evoluciona desfavorablemente provocando más dolor e inflamación, llegando incluso a la oclusión del conducto o perforación del tímpano. Si éste se perfora, además de causar sordera, puede provocar otitis media y llegar al oído interno, causando también problemas de equilibrio y alteraciones neurológicas.

Las otitis media e interna son más graves. Para su diagnóstico son necesarias otra serie de pruebas y el tratamiento consiste en medicamentos orales combinados con tratamientos quirúrgicos.

 

¿SE PUEDE PREVENIR?

Si, mediante limpiezas periódicas de los oídos con los productos adecuados, además de cuidados específicos (como por ejemplo, depilar el conducto auditivo en las razas propensas a tenerlo peludo).

 

¿CÓMO PUEDO LIMPIAR LOS OÍDOS DE MI MASCOTA?

Hay en el mercado un gran número de limpiadores óticos con distintos principios activos. Básicamente todos funcionan de forma similar, disuelven la cera para mantener el conducto limpio. En Entremaliats le asesoraremos sobre qué producto es el más adecuado para su animal.

Se aplican unas gotas del producto dentro del conducto auditivo y se realiza un suave masaje, con una gasa se elimina el exceso de producto y la suciedad más externa. Normalmente, nuestra mascota nota una leve molestia al tener líquido en el oído, y se sacude la cabeza. Con este movimiento, consigue hacer salir el líquido, y con él, la suciedad, más interna.

La frecuencia de estas limpiezas deberá decidirla nuestro veterinario, ya que dependerá de cada caso concreto.

NO hay que usar bastoncillos en ningún caso: es molesto para ellos, profundizaríamos la cera existente y corremos el riesgo de perforar el tímpano.

NO hay que usar otros productos que no sean para este fin (como por ejemplo, iodo, agua oxigenada o los productos para el tratamiento de la otitis, ya que estos están medicados y es contraproducente usarlos si no son necesarios).

Déjanos un comentario

Contacto

Refrescar Captcha captcha txt