Esta enfermedad parasitaria afecta a muchas especies de sangre caliente, incluidas las personas. En esta entrada de blog queremos aclarar dudas y mitos sobre esta enfermedad que genera tanta desconfianza.

¿QUIEN LA CAUSA?

Toxoplasma gondii es un protozoo intracelular obligado. Lo podemos encontrar en forma de ooquist, que es la forma más resistente fuera del hospedador, en forma de bradizoit, que es la fase de replicación lenta que se enquista a tejidos, y en forma de taquizoit, que es la fase móvil de replicación rápida que podemos encontrar dentro de las células infectadas.

Es una zoonosi muy importante, puesto que afecta de forma crónica a un tercio de la población.

¿A QUIÉN AFECTA?

En personas sanas (inmuno-competentes) provoca cuadros leves o sub-clínicos similares a la gripe, en cambio a personas inmuno-deprimidas pueden cursar con cuadros más graves o incluso mortales (como neumonías, miocarditis o meningoencefalitis según el tejido afectado). En mujeres gestantes no expuestas anteriormente a T.gondii (es decir, seronegativas), la infección puede provocar abortos, muertos neonatales, importantes malformaciones congénitas y secuelas neurológicas graves en el feto, sobre todo si se dan en el primer tercio de la gestación. En cambio, si la mujer gestante ha sido infectada previamente a la gestación (y presenta anticuerpos), nunca tendrá lugar el contagio, puesto que su inmunidad la protege frente a nuevas reinfecciones.

También afecta a otros animales (al perro y al gato, pero también a ratones, pájaros, cerdos, ovejas, etc…) que hayan ingerido los ooquists (de aguas o alimentos contaminados) o bradizoits enquistados en la musculatura otros animales. Según el tejido donde se enquistan los bradizoits provocan una sintomatologia más o menos grave (como uveïtis, neumonías, pancreatitis, hepatopaties, etc… llegando a ser mortal en tejidos como el miocardio o tejido cerebral).

¿QUÉ PELIGRO REAL HAY?

Debido a que el gato es el único animal que puede eliminar las formas infectivas del parásito a través de los excrementos, es frecuente que médicos y ginecólogos alerten a las mujeres embarazadas sobre el “potencial peligro” del contacto con gatos.

No obstante, existen numerosas evidencias científicas que demuestran que el contagio de T. gondii por contacto con excrementos de un gato infectado es muy poco probable y que la mayoría de gente lo hace a través de la ingestión de carne poco cocida o de verduras y frutas mal lavadas.

Además, hay que tener en cuenta que los ooquists eliminados a través de los excrementos no son infecciosos inmediatamente, puesto que todavía no están esporulados, y esto pasa a partir de las 24h después de depositar los excrementos.

¿COMO EVITAR LA ENFERMEDAD?

  • Cocinar bien la carne a altas temperaturas al menos durante 10 minutos y evitar que queden partes crudas
  • Si se tiene que consumir en crudo, congelar la carne a -20ºC al menos durante 2 días.
  • Lavar bien la fruta y hortalizas antes de su consumo
  • Lavarse bien las manos después de tocar carne, frutas y verduras
  • Consumir agua potable
  • Realizar las tareas de jardinería con guantes
  • Limpiar las bandejas de arena y retirar los excrementos de los gatos diariamente, y cuando haya que desinfectarlas hacerlo con agua hirviendo (las mujeres embarazadas mejor que lo hagan utilizando guantes y mascarilla)
  • Alimentar los gatos con pienso comercial y evitar la caza de pájaros y ratones, o el consumo de agua sucia (basaltos, aguas estancadas, agua de riego, etc…), evitar salidas en general puede ayudar.
  • La esterilización de los gatos ayuda a evitar este “vagabundeo”.

Déjanos un comentario

Contacto

Refrescar Captcha captcha txt